Cómo resolver retos de forma colaborativa

245 Views

Contextualización

Hace un año, en el #Gamificurs organizado por @applejux y @natxo1d10 tuve la suerte de vivir un BreakoutEDU. Formé parte del grupo que trabajó en equipo y colaboró para conseguir abrir la caja y encontrar…

Desde ese momento, he utilizado esta actividad en diferentes ocasiones y destinada a públicos dispares. Es una actividad gamificada que he puesto en práctica tanto con alumnos de quinto de primaria, con docentes en activo y con estudiantes de grado en la universidad.

¿BreakoutEDU o Escape Room Educativo?

Los BreakoutEDU provienen de los conocidos Escape Rooms que ya llevan una buena temporada extendiéndose por la mayor parte de ciudades. Dependiendo si el objetivo final es salir de una sala (Escape Room Educativo) o abrir una caja (BreakoutEDU), la denominación variará.

BreakoutEDU en el aula

Como actividad gamificada, un BreakoutEDU cuenta con una narrativa potente que consiga sumergir a los alumnos (o destinatarios) en el juego. Los debe enganchar antes de empezar, por lo que la narrativa deberá estar relacionada con ellos. También debe contar con unas dinámicas y con unas mecánicas relacionadas con los juegos. Éstas pueden ser retos que permitan abrir candados, niveles que se vayan superando a medida que resuelven acertijos, descuento de tiempo a cambio de pistas, cartas motivadoras con poderes especiales, etc.

El BreakoutEDU, en primaria o secundaria por ejemplo, puede estar relacionado con una asignatura o ser interdisciplinar. La narrativa puede estar basada en el tema que se está trabajando en ese momento o puede ser la actividad final de un proyecto. Los retos, como la narrativa, tienen la posibilidad de hacer referencia a múltiples áreas. Por ejemplo, para abrir un candado se puede necesitar resolver un acertijo matemático, traducir una frase en otro idioma, cantar una canción, realizar un visual thinking o explorar por toda la clase buscando pistas.

Aparte de relacionarlo con diferentes asignaturas, es una actividad que promueve el trabajo colaborativo, pues de manera individual es imposible resolver los retos en el tiempo establecido (entre 45 y 60 minutos). También beneficia a aquellos alumnos con pensamiento divergente, pues a veces es necesario pensar outside the box para resolver algunos retos. Es una actividad que permite el error y que se adapta a los diferentes estilos de aprendizaje. Además, como docente, es más enriquecedor un BreakoutEDU con otros compañeros por lo que se aprende trabajando entre iguales.

El último que he creado ha sido junto a @JaioneP para una formación con adultos y lo podéis encontrar aquí.

Conclusiones

Si la narrativa, las mecánicas y las dinámicas son buenas y se adaptan a los destinatarios, son herramientas que enganchan a los alumnos desde el principio. Dotan a la actividad de una motivación extra que hace que los alumnos aprendan y cooperen mientras se divierten jugando.

Diseñar un BreakoutEDU permite que los docentes seamos los creadores de experiencias para los alumnos y nos permite sacar la parte más artística que llevamos dentro. Todos ganan, profes y alumnos.

 

Sobre el autor: Javier Barba

Profesor de primaria. Colabora en la formación de docentes y en la creación de materiales educativos. Ha cursado un máster de investigación educativa y de tecnología en la UAB y en la UB. Ha trabajado como profesor asociado en la facultad de educación de la UAB. Eduhacker.

 

Publicado originalmente en Tiching Blog

 

 

 

 

No comments