Secretos para sacar buenas notas: ¡no todo es estudiar!

335 Views

Para sacar buenas notas es imprescindible estudiar, pero eso no es todo. Además, de dedicar tiempo al estudio, hay que estudiar con criterio, es decir, aplicando técnicas de estudio que nos permitan sacar el máximo rendimiento al tiempo empleado y a nuestra capacidad, pero además ser organizado, contar con la suficiente motivación y poseer una buena autoestima entre otras cosas, es fundamental.

 

Factores que influyen positivamente en el rendimiento escolar

Estos son algunos aspectos fundamentales que están directamente relacionados con las buenas notas de los alumnos y así es cómo los padres podemos ayudar a nuestros hijos. Toma nota:

– Dedica tiempo diario a cada hijo y pregúntale: ¿Qué tal el colegio, que has hecho, que te preocupa? etc., para motivarle con las buenas notas.

– Explica y comenta las tareas diarias. No lo hagas por él, ni estudiar con él, pero sí resolver sus dudas y preguntarles las lecciones.

– Crea un buen clima y entendimiento en casa, sobre todo entre los padres.

– Fomenta en tus hijos una autoestima elevada. Averigua si tu hijo tiene algún problema personal, con los amigos, con los profesores.

– Crea un ambiente de estudio en casa, que exija una actuación sistemática y perseverante que tenga en cuenta desde el lugar y acondicionamiento, hasta el plan de trabajo, el horario, el silencio.

– Es fundamental dormir y alimentarse bien.

– Organizarse. Ser organizado, llevar una agenda, hacer una planificación de temas, horas y días de estudio antes de los exámenes ayuda mucho.

– Tener relación y comunicación con el tutor.

– Que nos vean a nosotros que nos ilusionamos con nuestro trabajo, que no perdemos el tiempo con la televisión mientras ellos hacen sus deberes, que queremos también aprender. Los padres son para los hijos, el referente y modelo a seguir, modelo que solo será operativo mientras el hijo desarrolle una personalidad propia.

 

10 propuestas para sacar buenas notas

Así es cómo la familia puede ayudar en el rendimiento escolar de los hijos.

1. Dedicar más ayuda directa a los padres de alumnos con alto riesgo de fracaso escolar, en lugar de destinar recursos supuestamente a mejorar la calidad de la enseñanza a través de más ordenadores o menos alumnos por profesor. Estas ayudas se basarían en profesores particulares, clases especiales, etc.

2. Permitir a las familias más desaventajadas económicamente elegir escuela.

3. Fomentar la lectura. La comprensión lectora es fundamental para el rendimiento académico. Un buen nivel en lectura favorece que el alumno aproveche el tiempo dedicado al estudio y por tanto, sea más eficiente.

4. Promover la realización de actividades culturales en el seno de la familia y la escuela. La frecuencia con la que el alumno realiza actividades culturales, tales como ir al teatro o a conciertos de música clásica, influye positivamente en el rendimiento académico.

5. Subvencionar la compra de material educativo en familias sin recursos.

6. Fomentar las actividades científicas.

7. Mayor implicación de los padres en el funcionamiento de la escuela y en el aprendizaje de sus hijos.

8. Informar a la familia del nivel de conocimientos de su hijo respecto a otros niños, otras escuelas y otras ciudades.

9. Conciliación de la vida laboral y familiar.

10. Exigencia de políticas de ayuda a la familia.

Consejos para relacionar cultura con asignaturas

– Por lo menos una vez cada dos meses, puede ser positivo fomentar determinadas actividades, como ir a museos, al teatro etc.
– Recuerda, hay que hacer de la lectura una actividad fundamental. La investigación de la Fundación Acción Familiar vuelve a demostrar que es vital para el rendimiento escolar.
– Las alabanzas y los mensajes positivos son los mejores premios, más que bienes materiales, aunque no viene mal un pequeño incentivo si las notas finales han sido buenas.

Recuerda: tenemos que proponernos empujar al estudio sin que se note, sin sermonear, valorando el esfuerzo y la dedicación de los hijos más que sus resultados. Hay que resaltarles sus progresos (aunque no estén a la altura de las expectativas paternas) y no ponerles metas demasiado altas.

Publicado originalmente en:

Hacer Familia.com

Por  Maite Mijancos. Orientadora familiar.

No comments